Empresas

Sostenibilidad en Empresas

El cambio a veces se genera en dirección ascendente, de abajo hacia arriba.

La consecuencia del consumo responsable, es un caso ejemplo de ello. Los consumidores están eligiendo cada vez más productos y empresas comprometidas. Según el informe de Tendencias de Consumo online de Productos de impacto positivo de Mercado Libre, en el período 2020/2021, el crecimiento de compradores sustentables totales en la región creció un 104%. La responsabilidad social y ambiental que las empresas deben tener para con su entorno, es una realidad, un segmento cada vez mayor de clientes pondrá esto en la balanza a la hora de elegirlas.

La Lic. Ariela Giacco, docente del curso de Responsabilidad social y sustentable en empresas en Greentech, recalca las 5 motivaciones más importantes:

1) Mejorar la imagen de la marca, que es una de las principales ventajas de la RSSE, ya que la incorporación de prácticas socialmente responsables contribuye a que los negocios ganen la aprobación tanto de consumidores como de colaboradores, que valoran cada vez más la preocupación por la ética empresarial. Gracias a ello, las organizaciones ganan credibilidad y sus productos se diferencian de la competencia.

2) Fidelización. Por los mismos motivos, socios, clientes y proveedores se muestran más a favor de tratar con las marcas que practican la RSSE. Así, aumentan los índices de compradores recurrentes a los que les moviliza el compromiso de la empresa con su entorno.

3) Atracción y retención del talento, los trabajadores se sienten cada vez más atraídos por las empresas con este tipo de compromisos y también aumentan su productividad ya que se sienten identificados con el propósito de la empresa.

4) Mejora de la eficiencia, dentro de lo que implica la responsabilidad social se encuentra la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, que permite a las organizaciones reducir su consumo energético o de papel, y hacer un mejor uso de los recursos.

5) Facilita el acceso a financiación, una imagen socialmente responsable, así como el cumplimiento de algunos estándares, contribuyen a que las empresas puedan acceder a financiación en mejores condiciones y solicitar ayudas específicas para negocios socialmente responsables o de triple impacto. Por estos motivos la RSSE no puede ser vista como acciones específicas, sino que debe ser un concepto integrado en la empresa, que abarque todas las dimensiones de esta. Así las empresas deben tratar de realizar acciones y políticas para que los productos o servicios sean responsable tanto social como ambientalmente.

El 2022 traerá nuevos datos a analizar sobre las tendencias de consumo. Se prevé que la inclinación hacia el consumo responsable aumente. Las áreas de RSE tendrán un gran desafío, y deberán complementarse con equipos multidisciplinarios en los cuales no se pierdan de vista conceptos como el cálculo de la huella de carbono, el trabajo en la omisión de greenwashing, la publicidad responsable, la gestión ambiental y otros campos, que irán sumando protagonismo.

Posts Relacionados

Deja un comentario