Medio Ambiente

Residuos patológicos en Argentina y México

Los residuos patológicos están presentes en diversas actividades, pues se considera, que se trata de aquellos elementos desechables que pueden llegar a ser potencialmente peligrosos para las personas que entren en contacto con ellos.

Se consideran residuos peligrosos porque son capaces de transmitir enfermedades e infecciones con cierto grado de riesgo para la vida del ser humano. De ahí, que sea tan importante conocer más sobre este tema.

En este contenido, te hablaremos sobre qué son los residuos patológicos y patógenos, cuáles son sus tipos y como se realiza el transporte y manejo de este tipo de residuos, por otro lado, podrás ver cuáles son las leyes que aplican para los residuos patológicos y otros detalles más. ¡Vamos a la lectura!

¿Qué son los residuos patológicos?

Se trata de materiales desechables que representan un peligro potencial para las personas que entren en contacto con ellos. Estos se pueden presentar en diversas formas, como, por ejemplo, los residuos patológicos sólidos o líquidos e incluso, en estado gaseoso o semisólido.

Al ser patológico, también nos indica que se trata de un residuo patógeno. Pero, ¿qué es un residuo patógeno? Pues no es otra cosa que aquellos elementos que son capaces de producir enfermedades.

Por lo general, los residuos patológicos o patógenos son generados en el sector de la salud. De ahí, que contengan diversos agentes biológicos infecciosos con efectos adversos para la salud, así como para el ambiente.

Los residuos patógenos son considerados receptáculos y transmisores de microrganismos tóxicos y, casi siempre provienen del servicio médico destinado a los pacientes con enfermedades infecto-contagiosas, llegando a ser peligrosos para el ser humano y hasta para el medio ambiente.

residuos patologicos
Imagen de rawpixel.com en Freepik

Tipos de residuos patológicos

Existen al menos 3 tipos de residuos patológicos, los cuales se clasifican en A, B y C.

Esta clasificación de los residuos patológicos hospitalarios, se ha formado según su tipo, disposición y manejo de residuos patogénicos. A continuación, vamos a verlo al detalle.

Tipo A

Son aquellos que se disponen en bolsas de polietileno de color verde con al menos 60 micrones de espesor. Estas bolsas deben estar identificada con el nombre o número del establecimiento. En algunas regiones de Latinoamérica, está permitido el uso de bolsas negras, que se disponen en recipientes plásticos de color verde.

 Tipo B

Son aquellos que se disponen en bolsas de polietileno color rojo, con un mínimo espesor de 120 micrones. Las mismas deben ser colocadas en baldes con cierre hermético y que, además, sean resistentes al calor. Cada una de estas bolsas deben estar identificadas con el número o nombre del establecimiento.

Pese a que los objetos cortantes y/o punzo-penetrantes son clasificados como tipo B, está prohibida su disposición en estas bolsas, ya que pueden provocar la ruptura de la misma, así como contaminar al personal en caso de heridas.

Tipo C

Para la disposición de estos residuos se deben seguir una serie de pasos. Por lo general, se utilizan bolsas y contenedores específicos que dependen del tipo de residuo. 

Al final, estos se incorporan al cemento (matriz sólida) y se envían a instalaciones especiales, que hacen con los residuos patogénicos un tratamiento específico, para impedir que los radioisótopos entren en contacto con el medio ambiente. De hecho, en algunos países, se emplea el almacenamiento subterráneo.

¿Qué son los Residuos Peligrosos Biológicos-Infecciosos?

Por otro lado, tenemos a los RPBI (Residuos Peligrosos Biológicos-Infecciosos), que se trata de los desechos producidos en los servicios de atención médica y que son portadores de agentes biológicos-infecciosos, los cuales son capaces de afectar tanto la salud, como al medio ambiente, llegando a generar contaminación de ríos, suelos, así como la contaminación del agua.

Residuos patologicos
Imagen de stefamerpik en Freepik

¿Cómo se clasifican los RPBI?

Como tal, la clasificación de los RPBI aplica para los establecimientos que los generan, quedando entonces en 3 niveles distintos, según la especialidad y el volumen de operaciones que realizan. Y son los siguientes:

  • Nivel 1. Centros hospitalarios de 1 a 5 camas y ciertas instituciones de investigación sanitaria, bancos de sangre y laboratorios clínicos que procesen hasta 50 muestras al día, así como las unidades psiquiátricas.
  • Nivel 2. Centros hospitalarios de 6 a 60 camas, bancos de sangre y laboratorios clínicos que realicen desde 51 hasta 200 muestras por día, además, de los centros de investigación de agentes biológico-infecciosos.
  • Nivel 3. Centros hospitalarios con más de 60 camas, bancos de sangre y laboratorios clínicos que analicen más de 200 muestras al día. También se incluyen los centros de producción e investigación experimental en enfermedades infecciosas.

Algodón, hisopos, jeringas, cubrebocas, tiras reactivas, aplicadores de madera, cajas de Petri con cultivos contaminados, medios de cultivo, bolsas recolectoras de secreciones, gasas con sangre y tubos que hayan contenido sangre, hemoderivados, cultivos y cepas de agentes biológicos-infecciosos como los utensilios de procedimientos de diagnóstico, son algunos ejemplos de RPBI.                                                                                                                

Y, ¿Cómo es la recolección de los residuos patológicos?

El transporte de residuos patológicos se encarga de llevar estos desechos desde el establecimiento que los genera hasta el lugar de almacenamiento, donde van los residuos patológicos con un fin intermedio o final. Este transporte lo podemos dividir en dos tipos: interno y externo.

  • Transporte interno: se emplean carros de transporte o recipientes con ruedas y tapas. Las rutas deben estar previamente establecidas, determinando el menor tiempo posible y evitando cruzar con las rutas de alimentos y el traslado de pacientes. Además, debe hacerse en horarios de menor influencia de personas.
  • Transporte externo. Solo se podrán recolectar aquellos desechos que estén envasados, embalados y etiquetados como dicta la ley. Los vehículos deben contener cajas cerradas y sistemas de enfriamiento. Asimismo, debe evitarse la exposición con otros tipos de residuos.

¿Qué dice la ley sobre los residuos patológicos?

En Argentina, existen leyes que rigen los residuos patogénicos y patológicos de manera amplia. Es así como vemos que la ley 11347 del tratamiento y manipulación de residuos patogénicos, nos indica que está prohibida la disposición de este tipo de desechos, sin que se les haya realizado un tratamiento previo en pro de no poner en riesgo vidas humanas y preservar el medio ambiente.

De igual forma, y, en resumen, la ley 154 ley de residuos patogénicos establece ciertos criterios para la manipulación, transporte, almacenamiento y tratamiento de los residuos patogénicos en CABA.

En el caso de México, está presente la Norma Oficial NOM-087-SEMARNAT-SSA1-2002, la cual establece los criterios necesarios para que un residuo sea considerado como RPBI y, como se debe manejar el mismo.

De igual forma, es necesario contar con la autorización de la SEMARNAT para realizar el transporte los desechos patológicos hospitalarios, en los respectivos recipientes de RPBI.

Como podrás ver, estos residuos deben ser clasificados y manipulados de forma correcta, pues, de lo contrario pueden provocar enfermedades infecciosas graves y dañar al ambiente. Lo recomendable, es contar con personal experto y, si tu quieres ser un especialistas en en este tema, en Greentech, tenemos una formación esperando por ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *