Gestión ambiental

Residuos peligrosos: Tipos y tratamiento

residuos peligrosos

Los residuos peligrosos están presentes en cada área de nuestras vidas. Cosa lamentable. Lo cierto, es que los mismos representan una amenaza tanto para la salud pública como para el medio ambiente.

Sin embargo, si aprendemos a identificarlos, no solo podemos estar al pendiente de los peligros que constituyen, sino que, también sabremos como disminuir su producción y los efectos que causan.

Y justo esa es la razón de este contenido. Aquí, queremos que sepas qué son los residuos peligrosos, cómo se clasifican y cuáles son los tratamientos actuales para reducir sus efectos en nuestras vidas y en el medio ambiente. ¡Vamos al texto!

¿Qué son los residuos peligrosos? Definición

Empezaremos por darte un concepto de desechos peligrosos. Se trata de aquellos materiales que exigen tener un tratamiento y/o disposición especial por el efecto negativo que pueden llegar a tener para el entorno y el ser humano.

Los residuos peligrosos de México, se definen por tener al menos una de las características CRETIB, que hacen referencia a: Corrosivos, Reactivos, Explosivos, Tóxicos, Inflamables y Biológicos infecciosos.

Por lo general, se generan a raíz de actividades domésticas, agrícolas e industriales. Pero, existen otras fuentes que generan residuos igual de peligrosos, tal es el caso de los comercios, hospitales y la minería. Que, no solo se acumula de forma diaria, sino que también se descartan de manera incorrecta, llegando a contaminar el suelo, las aguas y hasta el aire que respiramos.

¿Cuáles son los tipos de residuos peligrosos?

La clasificación de los residuos viene dada por: su naturaleza y su composición química. La lista puede llegar a ser más extensa de lo que te imaginas o variar según la región, sin embargo, ya existen algunos criterios estandarizados para su clasificación. De esta forma, podemos encontrarnos con diversos tipos de residuos peligrosos.

Imagen de macrovector_official en Freepik

Corrosivos

Los residuos corrosivos son aquellos que pueden llegar a desgastar un material con tan solo tener contacto con él. Los más comunes son los ácidos, como el sulfúrico. Los mismos deben presentar una etiqueta que los identifique como peligroso. Por lo general, se muestra una figura donde se vierte un líquido sobre una superficie

Reactivos

En este caso, hablamos de materiales que tienen como base la radiación. De allí su alta peligrosidad. Por lo general, dentro de este grupo se encuentra el plutonio y el uranio que, casi siempre, generan las plantas nucleares. Estos materiales pueden liberar gases, humos y vapores tóxicos al medio ambiente.

Explosivos

Tal como lo indica su nombre, se trata de un tipo de residuo que puede llegar a explotar ante la manipulación incorrecta, ya sea en el proceso de elaboración, almacenamiento y usos, siendo el más común la pólvora. Vienen identificados con una figura en forma de destellos.

Tóxicos

Esta categoría puede que sea la más complicada de identificar. Esto es porque sus variantes son muy extensas, ya que van desde los residuos inorgánicos, hasta los orgánicos. Tal es el caso de los equipos electrónicos y hasta los mismos combustibles.

Pero, en cualquier caso, los desechos tóxicos representan un grave peligro para la salud, pues contaminan el agua y el suelo y, por lo tanto, afectan a las plantas, los animales y demás recursos naturales que emplea el ser humano.

Inflamables

Son aquellos que representan un alto riesgo de arder al entrar en contacto con fuentes de calor, cambios químicos o fricciones, lo cual puede terminar por generar un incendio. Por ejemplo, el petróleo, los aldehídos y el fósforo. La gráfica que lo representa es una llama.

Biológicos

Se trata de aquellos materiales que resultan de los servicios hospitalarios. Por lo general, contienen agentes biológicos infecciosos que no solo dañan la salud, sino que también, lo hacen con el medio ambiente. Estos son: gasas, material quirúrgico, agujas, entre otros.

Su peligro radica, en que pueden contener bacterias, virus, hongos, parásitos y toxinas. Los mismos deben ser dispuestos en bolsas o recipientes según su tipo, por ejemplo, se emplean bolsas rojas para elementos que hayan estado en contacto con sangre o amarillas para partes de tejidos.

¿Sabías que tenemos un curso de Evaluación de Impacto Ambiental?

En el aprenderás a identificar, medir y reducir los impactos negativos de las actividades humanas al medio ambiente. Además, podrás empezar a tomar acción, realizar informes y medir los resultados de cada labor.

Otros ejemplos de basura peligrosa o residuos peligrosos son:

  • Restos de pinturas
  • Lámparas fluorescentes
  • Baterías
  • Pilas
  • Aceite utilizado: Si bien no es un residuo técnicamente peligroso, si lo es para el agua como desecho ¿Sabías que a partir de aceite reutilizado se puede hacer Biodiesel?

Tratamiento de los residuos peligrosos

El tratamiento de los desechos peligrosos no es otra cosa que la transformación de los mismos. Es decir, que se modifican sus características para que dejen de ser peligrosos. Para ello, se implementan procesos, métodos y técnicas que modifican las particularidades iniciales de dicho residuo, comprimiendo o eliminando su peligro.

Imagen de teksomolika en Freepik

10 alternativas para el manejo de los residuos peligrosos

1.       Reutilización

De todos los tratamientos que hay, este es uno de los más productivo, pues, en algunos casos, llega a generar una nueva materia prima, pudiendo volver a tener su uso original u otro diferente. No es otra cosa que el reuso de este material, con previo tratamiento. Para ello, se emplean procesos diversos, según el fin que se le desee dar.

2.       Reciclaje

Con este método se logra que el residuo pase a formar parte de la cadena productiva. Por lo general, con los adecuados tratamientos, se logra la creación de subproductos que, deben llevarse a un espacio adecuado donde, posteriormente se confinen o incineren.

3.       Trituración

Por medio de este tratamiento, se logra la fragmentación de los residuos, convirtiéndose en partes muy pequeñas, incluso en partículas. Con esto, se reduce significativamente el volumen de los residuos y es más fácil llegar a su eliminación.

4.       Solidificación

En esta alternativa, se emplean tratamientos de tipo físico y/o químico para que la concentración de toxicidad se disminuya de manera significativa. Con ello, se logra que el residuo deje de ser contaminante.

5.       Destrucción

Los residuos peligrosos también se pueden destruir. Esto se logra, convirtiéndolos, por ejemplo, en cenizas, para su posterior confinamiento. De esta forma, se consiguen poder a resguardo de una forma más practica

6.       Confinamiento controlado

Este se realiza en un espacio que ha sido diseñado por ingenieros expertos para darle un lugar final a los residuos delicados. En esta obra se pretende aislar de manera definitiva este material, de tal forma, que deje de ser peligroso para la salud y el medio ambiente. En este proceso, los residuos se desintoxican, luego son separados y son concentrados en un volumen reducido.

7.       Incineración

Por medio de este proceso, el residuo libera su energía peligrosa, dando paso a gases inofensivos o cenizas. Sin embargo, en algunos casos, los restos pueden llegar a ser tóxicos, por lo cual, van a necesitar de un confinamiento controlado.

8.       Compostaje

Este es el tratamiento que se le da a los residuos orgánicos. De esta formar, se logra una degradación bilógica, obteniendo como un subproducto el abono natural que, se puedes bien aprovechar, para la agricultura.

9.       Aprovechamiento

Con esta alternativa se regresan de manera temporal los materiales al ciclo productivo, siempre que los mismos, se hayan recuperados previamente. Esto se logra por medio de la reutilización, el reciclaje, la incineración y el compostaje. Con esto se alcanza obtener beneficios económicos, ambientales y hasta sanitarios.

10.   Minimización y prevención en la producción de residuos peligrosos

Si bien esto no se trata de un método como tal, sí que es una alternativa de tratamiento. Es decir, se trata de medidas que conllevan a la reducción de los residuos y que empiezan desde la creación de los productos. Esto hace referencia a la vida útil de los mismos, a los elementos tóxicos que se emplean en la fabricación y a las opciones de reutilización de estos. Además, está en tus manos, como consumidor final, influir en generación de este residuo.

Es importante que sepas que, para el tratamiento y manejo de los residuos peligrosos, necesitas de un consultor ambiental. Un profesional que sea capaz de aplicar las medidas de manera correcta, sin restar importancia al origen de los mismos.

Además, toma en cuenta que no se trata solo de laboras de políticas públicas, sino que tú, como individuo, debes tener parte consiente en la protección de la salud y del planeta.

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.